Se está yendo

Me voy a explayar en esa pequeña nota virtual. Porque la única que la releerá más de cien veces seré yo mimsa y con todo mi arte colgando de la percha.
Pienso, estoy pensando, que hay amores.
Y siento, estoy sintiendo, que el nuestro pierde la chipsa, la llama. Que pierde, por cada día que pasa, un granito de amor.
¿Si me pierdes vas a llorar? ¿Harás algo? Digo, ¿Dejarás de amarme de un día para otro? -De un segundo a otro-.
Esto, lo nuestro, es más de lo que siento y, hay veces, que me duele quererte. Porque el amor que tengo por ti rebasa el vaso, sobrepasa el límite.
¿Serías capaz de hacer locuras por mí?
Estoy así, con la flor encogida, marchitada.
Se está… Yendo.

Gracias, pero no

Estoy mal, no hace falta que preguntes pero gracias. Por tu amabilidad, por tu cordialidad, por tu interés. Ha sido muy descortés y desolador. No me preguntas nunca y, justo esos días, te pica la curiosidad.

Mira niña -o mujer- la vida no funciona así, bueno, no debería. Porque son tres copas de vino con tus colegas o un JM con tus seres más queridos. Que sí, que la vida es un “emborrachémonos”, una resaca de medio día y una muerte de mierda, inesperada. Como todos los sucesos que van y vienen consecutivamente. Créeme cuando digo que no quiero, que no me apetece o que, simplemente, no.
Y llueve,
llueve
y llueve.
A cántaros y cantando.
Que duele;
más a mar que a río. Es decir, hacia dentro y en bucle. A tornados y a remolinos sin fin.

Ayer

El día no ha empezado mal, tampoco ha acabado bien. Porque el intento de leer se ha quedado en eso, en un intento de algo. Como levantarse por la mañana y decirse a una misma “hoy será un bonito día”. Si hermoso ha sido. Lleno de dolor, de granizo y sol. Después, ha llegado el bucle. Ya no quiero escribir de rutinas ni tampoco de vidas. Simplemente quiero dejarme ser -paz mental- y tener salud, una poquita. Vete a saber qué pasará mañana. O pasado. Nadie lo sabe. Pero es que yo no quiero saberlo. Sí, cierto, tendré muchas horas para escribir, para sentirme y rememorar momentos. Revivir aquello muerto. No quiero, no estoy interesada en ello. Porque me retumba el cerebro y las palabras sobrevuelan mi cuerpo. Y, llegados a este punto, ya no sé si estoy o si soy. Ser soy, ¿Pero cuál? Cada quien tiene su mierda, cada quien entiende su miseria, o su fortuna. Dependiendo de la perspectiva.

Me gustaría

Me gustaría regalaros algo, en letras. Que al llegar a aquel objetivo daros, y mucho. Pero la vida no funciona así, salvo la mía. Mi mundo -creativo- va y viene. Llora y ríe. Y la lluvia abunda más que la alegría. Por eso es mejor dejarse fluir, no ir a los tiempos que marca la vida y vivir sin reglas. Dejarse sentir, en estos casos, es la mejor opción.

¿Qué necesita un escritor/a para escribir?

Un escritor/a para escribir no necesita mucho más que un bolígrafo y un papel, aún así en este post os explicaré los métodos que utilizo, las aplicaciones y el material que tengo a mi alcance para adentrarme en este mundo de la escritura.

Como escritora escribo mucho a lo largo del día ya sea en papel con bolígrafo en mano, desde mi móvil o en el ordenador. Dependiendo de mi estado de ánimo y de la situación en la que esté, utilitzo un método u otro. Por ejemplo, si estoy en la calle y me viene una chispa de inspiración, me pongo a escribir en el móvil en Google Notes. Si estoy en casa, como la mayor parte del tiempo estoy con el ordenador, utilizo el portátil. Hay que tener en cuenta que todo depende de la necesidad, de lo que quiera escribir o de lo que me surja en aquel instante. Para las entradas del Blog, siempre utilizo la plataforma WordPress. Normalmente Google Notes es mi sitio habitual de escritura creativa donde allí plasmo todo lo que me pasa por la cabeza.

Por otro lado, no dejo de utilizar el método tradicional: bolígrafo y papel. Pero eso es más para mis esbozos. Cuando tengo un caos mental necesito ir plasmando las ideas en papel para poder aclararme y llegar a conclusiones no tan abstractas.

Para que os hagáis una idea, utilizo dos métodos: el tecnológico y el tradicional. En el método tecnológico utilizo un portátil HP pavilion x360 y mi móvil Xiaomi Redmi Note 8. Y, en el método tradicional utilizo los siguientes materiales:

Concluyendo, utilizo mucho material pero ya os digo que todo depende del momento y de la necesidad de cada uno. Porque no se necesita un armatoste pero sí aquello adecuado para utilizarlo en el momento exacto.

PD: Gracias por leerme,

Nos leemos.