La veritat sobre el cas Harry Quebert, Joël Dicker

Hasta ese momento -inicios-, es un libro brillante que saca a relucir temas que hacen reflexionar a uno mismo. Y eso, reflexionar, es lo mejor que puede hacerte un libro. Porque piensas, y pensar es abrirte la mente a otros temas, a otros mundos.

He vivido una contradicción constante. Que si “A” o “B”. He estado luchando con mis sentimientos y mis pensamientos. Y duele, y es extraño. Y a la vez es bonito pero duro.

También me he sentido frustrada con el libro, y aún no lo he terminado. Es intrigante. Mucho. No he podido parar de leer. Necesitaba saber más y más. Ha sido un tocho de palabras que me han hecho cuestionarme miles de cosas.

Tengo que decir que ha sido épico. Acabo de terminar el libro y tengo una sensación en mi cuerpo: una tristeza immensa, una alegría amarga.

He vivido tanto con este libro.

Me ha enseñado, me ha hecho reflexionar.

He sentido -mucho-.

Echaré de menos los personajes y las lecciones de Harry Quebert.

Estoy, llena de sensaciones inexplicables.

Me ha encantado.

El día que se perdió el amor, de Javier Castillo (Tapa blanda)

Es un libro que impacta y engancha. Que no te deja indiferente.

Me lo he devorado.

La verdad es que la forma que tiene de escribir te hace sumergerte en las profunidades de los sentimientos de los personajes.

Si te has leído la primera parte, léete la segunda parte, y si no te la has leído, ¿A qué esperas?

El día que se perdió la cordura, de Javier Castillo

El día que se perdió la cordura“, de Javier Castillo es un libro que me enganchó de principio a fin. Literalmente me devoré el libro en dos días.

Primero impacta. Luego, te arranca de tu estado mental metiéndote en un mundo ajeno.

Es una novela brutal, desgarradora y, a la vez, muy querida. Que te la haces tuya porque la sientes como si estuvieras dentro del libro y tú fueras los personajes.

Sólo digo: leerla.

No digo más.