Escribiéndonos

Y por salud mental voy a dejar de escribirte,
de escribirme.
De ser naufragio entre tanto mar,
de agarrar de frente el dolor
y comérselo con pudor.
De ser tanto en tan poco tiempo,
en milésimas de segundos.
Porque me está matando.
Siempre he sido caos,
pero ahora soy más lío
que hilo.
Y es cierto que habrá días, incluso noches,
donde seré escrita,
donde me deletrearás con tu lengua,
hasta con tu mirada.
Pero he llegado al límite de sentir,
¿Eso es posible?
Pues sí,
porque he pasado de amar a sufrir.
Y, duele.

317 km y dos salidas de emergencia, Loreto Sesma

Es un libro de poesía, más concretamente, aquel tipo de poesía que te arranca el alma o te hace reencontrarte en palabras; el desamor.

Dentro del libro 317 km y dos salidas de emergencia de Loreto Sesma hay poemas donde te identificas con ellos. Donde sientes, donde el corazón te vibra, te late más fuerte que nunca. Loreto provoca reencontrarte con la parte más dolorosa de uno mismo. Uno se identifica y también se soprendre de lo que un ser -humano- puede llegar a sentir.

Al principio me costó sentir, pero posteriormente, a medida que he ido leyendo, me he adentrado en profundidad en esa poesía tan rota. Se me fue resquebrajando el corazón pedazo a pedazo y a medida que se me iba rompiendo, fue floreciendo.

Bésate

Vérsate a ti mismo;
que sé que suena de locos
pero amarse y armarse van unidos,
de letras,
de poesía.
Y cántate,
y ríete
y llórate.
Baílate un vals;
sonará absurdo,
tonto
o incluso un sinsentido.
Es más bonito de lo que crees;
reconforta
y, sana.

El acto de amar

Un día te florecerán las rosas de tu alma, y después de sobrevivir sin nada, crecerás y apreciarás el amar; el solo y el acompañado.

Libros

Cada persona tiene una historia y es un mundo.
Y qué hermoso;
es como un libro cerrado lleno de literatura.
Y qué emoción querer descubrirlo.

El dolor tocando a la puerta

“Mi abuela decepcionada conmigo,
a mi madre le doy pena.
Mi hermana que se burla de mí
y mi padre, el único orgulloso.”

Mira, yo no decidí que sufrieramos.
Nos tocó, el dolor nos eligió
siguiéndonos para matarnos.
Que la vida es mala suerte,
mala fama.
Fúmatelo todo, total,
te vas a morir o te van a matar.
Tú decides si vivir o sufrir.
Si reír o llorar.
Agarra al mundo con la mano, sostenlo.
¿Qué más da ya?

Otros dibujos

Veo que esto me ha hecho daño, y me duele. Estos dos meses sin vernos han sido el atardecer más vacío.
De tu vida,
de la mía.
Algo se ha roto;
no sé si el hilo rojo,
no sé si nuestros corazones tristes,
no sé si aquello que más nos unía.
Nuestros labios,
nuestros cuerpos.
Porque nosotros sin ser, somos
y, siendo, dejamos de serlo.
Como estar sin estar.
Estoy decepcionada;
lo esperado,
la expectativa,
se ha roto en cristales pequeños.
Ya no somos los mismos de antes;
y es que a pedazos,
a esbozos
y a peldaños cada vez más gruesos,
nos desdibujaron para pintarnos siendo otros.

Ser, en pasado

No quiero tanto sexo,
carne con carne,
¿Me explico?
Quiero amor,
dulzura
y pasión.
Quiero ilusión
y no tanta decepción.
En estos tiempos
necesito un poco de ternura.
Estoy cansada;
de escondernos para que tus manos recorran mi cuerpo,
de fugarnos para estrellarme con el aterrizaje.
-Arraso el suelo-.
Y me gusta,
pero estos no son los tiempos.
Porque las canciones exactas en el momento oportuno han desaparecido.
Me siento extraña de ti.
Éramos, no sé si tú sigues siéndolo
pero yo, cariño, estoy desapareciendo.
Estoy empezando a conocerte y a desconectar (me).
A desaparecer cuando estamos, y a ser separados.