Bailarina

Recuerdo cuando bailaba, cuando danzaba dentro de mi tutú rosa y las zapatillas color carne. Llevaba un moño y, mi cabeza, estaba llena de ilusiones y deseos. Fueron hermosos aquellos días que se fueron fugazmente. Cada martes y jueves o cada lunes y viernes.
Año tras año.
Por aquellos tiempos aún no estaba formada ni físicamente ni mentalmente. Pero creaba arte, y aquello era y es hermoso.

Ser amor contigo

Me apetece bailar contigo;
en medio de la calle
o en una habitación de hotel.
Donde sea.
Sólo nos quiero,
a ti y a mí
brillando en el cielo.
Sonriendo y cantando,
tocando de puntillas,
el amor.

Bailar desnuda

Bailar, y punto.
En mi habitación y desnuda,
libre de dudas,
de miedos
y prejuicios.
Saltando,
cantando,
volando.
Qué hermosa, yo.
Sí, me quiero.
Me siento sexy,
me siento bien,
me siento.
Quiero más;
más cielo,
más paz,
más amor propio.
Mucho más.

Bésate

Vérsate a ti mismo;
que sé que suena de locos
pero amarse y armarse van unidos,
de letras,
de poesía.
Y cántate,
y ríete
y llórate.
Baílate un vals;
sonará absurdo,
tonto
o incluso un sinsentido.
Es más bonito de lo que crees;
reconforta
y, sana.