Bésate

Vérsate a ti mismo;
que sé que suena de locos
pero amarse y armarse van unidos,
de letras,
de poesía.
Y cántate,
y ríete
y llórate.
Baílate un vals;
sonará absurdo,
tonto
o incluso un sinsentido.
Es más bonito de lo que crees;
reconforta
y, sana.