Alma vacía

Y entonces, de un segundo a otro todo cambia.
Todo se siente, se vibra, se percibe.
Porque duele y se sobrevive como se puede.
Estoy,
y soy un hueco que se agranda.
Un vacío,
un mar sin agua y sin sal.
-Que duele, que arranca y mata (almas)-.

Muerte

Siempre hablo de la muerte interna, ¿Pero y de la real? Nunca he llegado a hablar porque no se me ha presentado la oportunidad.
Estoy sintiendo cosas, entre ellas, estoy en un estado de shock impresionante. Reflexiono, y llego a pensamientos que caen por el precipicio del alma. Duelen, tanto, que asfixian.