Autoreflejo

A veces siento como la vida se me cae encima,
tu recuerdo y el mío
-nosotros siendo otros-
en la orilla del mar
con el corazón colgando
como si estuviésemos agarrando un cigarro
a punto de marchitarse,
de esfumarse
y perderse en la nada.
Piénsalo,
siéntelo.
Dolía,
y ahora todo es más sano
menos tóxico
porque día tras día
por las mañanas me miro al espejo
y cuando veo mi reflejo sonrío
queriéndome,
sosteniendo mi alma al son del viento
que aunque baje y suba
nunca se detendrá
y siempre caminará.

4 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s