Preguntas confundidas

No son celos, es decepción.
Y es peor.
Es cuestionarse el porqué una y otra vez.
No poder,
no querer.
Y volver,
recaer.
Al dolor,
al pozo sin salida de preguntas confundidas.