Batallas aún por batallar

Seguir, y seguiré.
Me siento fría y frágil,
llena de grietas.
Que son rasguño,
que son agujeros
y que van de uno en uno.
Qué triste la vida, y dura.
A fuera, en la calle,
hay batallas aún por batallar
y, esas, que todavía no empezaron.