No lo sé, ¿Y tú?

No lo sé,
sigo aquí esperando una respuesta.
De la calle,
de fuera.
Son casi las ocho y se me hace tarde.
Es oscuro, no hay tiempo ni momento;
para escribir,
para dejarme ser.
Entrever entre las pestañas, a través de las cortinas que ocultan el paso al sol.
Quiero y no puedo, o es que no me apetece.
Estoy más sola que la una, aquí, en la soledad.
-En la mía-.
Hacía tiempo que no escribía de esta forma,
de una manera a otra.
De una ola a…
Algo intenso,
algo desigual,
algo no común;
está pasando.
El mundo se está destruyendo.

Desigual

Y qué locura. No tenemos personalidad, nadie la tiene hecha y derecha. La construimos día a día, la vamos moldeando. Va cambiando, mutando. Y es curioso como unos imitan a otros y como los otros imitan a otros más. Porque si no copiamos lo que nos parece correcto y bueno, no somos y nunca seremos. Y estamos haciéndonos, construyéndonos. Y es bonito y a la vez no. Porque se plagia, y plagiar no es hermoso. Lo realmente hermoso es lo raro, lo defectuoso. Lo innovador; lo perfectamente imperfecto. Aquello real, no verdadero, real.