Acerca de perezitablog

Ama mi caos.

¿Qué?

¿Qué vas a entender de la vida?
Del acto de sobrevivir,
de ser un “zombie”,
de no dormir.
¿Qué vas a comprender?
¿Te vas a poner en mi piel?
Porque si empezamos a conversar,
¿De qué sirve hablar?
Si no hay empatia,
si no hay confianza,
si no hay amor.

Quiero caos

Necesito oxígeno, no sé, ir al bosque o al mar a respirar(me). Quiero soledad, quiero paz y amor -por y para mí-. Porque… Actualmente estoy en un océano lleno de dolor, y tristeza. Me hundo en la miseria de lo que algunos llaman ‘vida’ -muerte-. ¿Me sigues? Vodka, y un poco de locura. Eso también lo necesito, y ya. No puedo. Estoy en la jodida rutina, y cuando acabe ¿Qué? Pues suicidémonos colectivamente para así sanar cada uno en su respectivo corazón; hecho pedazos, trizas. Destrezas y cerebros sin razones, o con mucha lógica.
¿Sabes qué pasa? Tan y tan poco, algo, aquello insignificante. Que, nada. -Nada-. Y quiero gritar en la calle y que me miren todos para luego unirse a un chillido muy necesrio. Sacar las tripas fuera y, por fin, sanar de toda la mierda. De todo lo que ya no cabe en esta cabecita ilógica.
Me he cansado de ti, de mí. De esto y de lo otro. De lo de allá, de lo de aquí. De lo que fue, es y hasta de lo que será. Del mañana.
Creo que ya me perdí.
(Creo) que quiero caos. Uno que sea irrompible y que vaya agrandando hasta que yo -misma- explote.
Porque quiero lo exótico,
lo loco,
lo podrido,
lo negro
y lo sucio.
-Quiero caos-.
Joder, sí, dame un orgasmo de caos.

La chica de nieve, de Javier Castillo

De momento es algo que está ahí, y se remueve. Y te hace sentir aquello inexplicable que duele, que rebienta, que mata. Es un hecho, un suceso, desgarrador. No sé qué decir más, estoy en shock.

La chica de nieve de Javier Castillo, es un libro que no te deja indiferente, que te remueve el corazón. He de decir que me ha costado páginas introducirme a su ser interno, pero a medida que he ido avanzando me he ido enganchando a sus capítulos.

Vale la pena leerlo por tres motivos. El primero, porque aunque no impacte al cien por cien describe una verdad muy real. El segundo, porque la trama está bien entrelazada. Es decir, tiene su qué. Y, en último lugar, por su final. Impacta.

Concluyendo, me ha dejado en shock. Y bueno, no puedo contar nada más. Si queréis leerla, ya sabéis.

Leemos el amor

“Con la escritura no vas a ningún lado”, ¿Ah no? Pues yo pensaba que sí, que llegaba a los mundos exteriores y a los interiores, los míos. Y a todos. Que quien no lee es un inculto e un ignorante, pero yo pienso: todos leemos.
Las noticias por la mañana,
un artículo interesante,
una frase,
un cartel por la calle,
un cuadro
y hasta almas,
sí,
aquellos que sienten demasiado
-los enamorados-.
¿Y a que es curioso?
Y hermoso.

Me gustaría

Me gustaría regalaros algo, en letras. Que al llegar a aquel objetivo daros, y mucho. Pero la vida no funciona así, salvo la mía. Mi mundo -creativo- va y viene. Llora y ríe. Y la lluvia abunda más que la alegría. Por eso es mejor dejarse fluir, no ir a los tiempos que marca la vida y vivir sin reglas. Dejarse sentir, en estos casos, es la mejor opción.