22

Fue como nuestra primera cita después de tanto tiempo.

No recordaba exactamente cómo era que me besaras, hasta que lo hiciste.

Fue, perfecto.

Un instante lleno de nervios, de ternura y de amor, mucho amor.

Luego del roce vino el sexo;

las caricias,

el deseo

y el aliento acelerado.

Corazón palpitando a mil por hora.

Un “sigue” y un “métemela”.

Hicimos el amor en plena crisis existencial del mundo.

Mi cuerpo temblaba y cuanto más cerca tú, más terremoto yo.

Era como una hoja cuando tirita,

lo mismo.

PD: Te amo mi queridísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s