21

He salido al balcón un jueves por la tarde, y me he dado cuenta de lo bonita que es la vida si la respiras sin observarla con los ojos. Si sólo te detienes a reflejar tu corazón en el cielo. Si lo dejas palpitando. Porque, sin querer, fluirá. Volará, sentirá.

Y qué hermoso: ya no hay dolor en este pozo, sólo amor y un poco de paz. Que se agradece.

Estoy respirando; “y por fin”, me digo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s