Creo en ella

Sonreí,
dudé,
grité
y callé.
Luego sentí,
me derrumbé.
Porque fui y sigo siendo,
no hay mejora en mi misma.
Hay derrota y poca vida.
Mucha ira,
empatía cero.
Creo en la oveja negra;
la que sonríe cuando hay que callar,
la que duda cuando hay que ser firme,
la que grita en vez de hablar.
La que siente más que vive,
y en gerundio se esconde sin más,
yendo hacia atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s