Puede

Puede que cambie el viento,
puede que cambie mi aliento
o puede que cambie mi verso.
Un beso sin rumbo,
siendo instante.
Y una lluvia de atardeceres,
con miles de lágrimas.
Un ahogamiento de alma
y el corazón encogiéndose.
Un día sin vida,
una noche donde las heridas se abren
y el llamamiento a florecer renace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s