Gracias, pero no

Estoy mal, no hace falta que preguntes pero gracias. Por tu amabilidad, por tu cordialidad, por tu interés. Ha sido muy descortés y desolador. No me preguntas nunca y, justo esos días, te pica la curiosidad.Mira niña -o mujer- la vida no funciona así, bueno, no debería. Porque son tres copas de vino con tus … Sigue leyendo Gracias, pero no