Cualquier día

Me levanté como cualquier día, justamente a las siete. Miré por la ventana, aún el cielo oscurecido y las estrellas ocultas entre las nubes. Me sentí barro, lluvia que cae arrasándolo todo.
La vida se ma hacía tarde porque ya sabía de antemano que a las ocho de la tarde seguiría igual que siete horas antes: perdiendo.
-Perdiéndome-.

Un pensamiento en “Cualquier día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s