Flores disecadas

Y qué vas a saber de una flor marchita,

y de una flor medio florecida.

Qué vas a saber de una flor disecada,

y de la aplastada.

Así es como yo denomino a los corazones.

El cielo, azul, brillaba. No se arrepentía de como resplandecía a la luz del sol, porque era celeste y muy vivo. Allá mismo había un ramo de flores encima de una mesa. Disecadas ellas, desalmadas sus almas. Era un bonito atardecer. Libre, y solo. Demasiado, intenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s