Contigo

Contigo soy paz, amor y guerra.

Paseamos por la ciudad mientras tú llevabas un cucurucho de patatas fritas en la mano y yo tu mirada en el alma.

Te quise en todos los instantes pasados, y presentes. Te tuve ensimismado en mi mente. Porque eras y eres mi fuente de energía.

Seguimos caminando sin parar de hablar hasta llegar a un parque. Nos sentamos en el césped donde delante había un lago, un bar y muchas luces encendidas. No era excesivamente bonito, porque para eso ya estabas tú. Pero tenía un encanto porque a tu lado, todo era magia.

Y estuve hablando un rato largo yo, mientras mi mirada se perdía en un punto borroso lejano y en tu rostro. Luego hablaste tú. Sacamos muchos temas de conversación.

Fue una noche agradable. Y es que me agarraste y me besaste. También me miraste. Y yo te miré y te observé, y me enternecí. Porque te tuve entre mis brazos pudiéndote acariciar y besar. Pudiendo ser contigo.

Tuvimos paz en nuestros sentimientos, nos dimos guerra con los diálogos y mucho amor con los besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s