Querer

No luchaste lo suficiente, te acobardaste.

Tal vez, nunca llegaste a quererte,

a quererlos,

a quererme o,

simplemente a querer.

No te atreviste.

“Queriéndote” estaba yo. En gerundio.

Intento suicida, claro era.

Claro es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s