Me mataste

Una sandía llena de pepitas,

un plátano negro,

y una manzana enrojecida.

Luego estás tú,

y la vida.

El alma, la mía.

Un rojo oscurecido, escurridizo.

Vuelvo, estoy volviendo, lo estoy haciendo.

Déjame decirte, eres arte, nunca dejarás de serlo.

No dejaré de escribirte, no puedo y, no quiero.

¿Lo peor?

Que te tengo aquí, enganchado en el pecho como pegamento.

Déjame escribirte, déjame hacerlo por el resto de mi vida, mis días ya murieron.

Me mataste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s