Otro daño

Flores marchitas que se desangran para volver a derramarte, a enterrarte de todo aquel amor que te falta; para llenarte con el vaso medio vacío, con el corazón frío.

Eres mío, y lo seguirás siendo. Aposté mi vida por ti y gané, perdí pero gané.

Quemaré la tierra, el otoño y la primavera para que vuelva a florecer de ceniza nuestro amor. Congelaré los errores para después hacer que se deshagan, lentamente, con el paso de las agujas del reloj.

Una nueva yo, un nuevo tú. Tal vez, volvamos a ser, ¿o es que ya lo estamos siendo? No lo sé. Necesito que quemes el invierno y paralices el verano, un beso en vano. Otro año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s