Me he enamorado

Me he enamorado de ti, de tus flores que nacen de tu alma, de tu rostro, de tu mirada. De tus ojos negros que desprenden luz. De tu sinceridad y de tu buena vibra. Me he enamorado, y es tan hermoso. Un nosotros en el mar observando el atardecer. Y como caen las lágrimas del cielo, y como cae la luz en el ocaso. Y como te quiero yo, y como me gustas tú; y estar tumbados en la parte trasera del coche. Y qué locura; la desnudez. La tuya. De tu corazón. Las sábanas blancas y un poco de pasión. Un revolcón y dos y tres. Y a pesar de todo estar y ser. Seguir, sentir, vivir.

Rosa

¿Cómo se escribe sobre la soledad? Sobre el sentimiento de ver el mar ensombrecerse y oscurecerse, arrancar y echarse hacia atrás, por miedo al rechazo. A ser distinto y, a la vez, bonito. Porque está tan solo y tan poco acompañado que me derrito ante él. Y aquel pensamiento de “me siento bien” cuando estás allá presenciándolo.
Y llega la noche, la luna llena sale a hacer su ceremonia y, luego, brilla. Reluce tanto cuando ella llora, digo, la chica. Y tan pequeña que se divide en pedazos y acaba convirtiéndose en cristales rotos.

El acto de amar

Un día te florecerán las rosas de tu alma, y después de sobrevivir sin nada, crecerás y apreciarás el amar; el solo y el acompañado.

Sobrevivirás

Hoy te voy a dar le lección de tu vida:
la hostia que te darás será mortal, pero sobrevivirás.
Sí, porque no todo está perdido,
porque es cierto que aún no has ganado.
Siente, flor de mi vida;
lo necesitas.
Y es hermoso observar la vida pasar, pero lo es aún más vivirla, sentirla, amarla.
Y gritar hasta quedarte sin voz,
y follar un día entero,
y dormir acurrucada en su brazo,
y bailar en la calle
o volar en cualquier parque.
Que el globo terráqueo va girando y no para.
Tú tampoco,
-tú tampoco-.

Ser, en pasado

No quiero tanto sexo,
carne con carne,
¿Me explico?
Quiero amor,
dulzura
y pasión.
Quiero ilusión
y no tanta decepción.
En estos tiempos
necesito un poco de ternura.
Estoy cansada;
de escondernos para que tus manos recorran mi cuerpo,
de fugarnos para estrellarme con el aterrizaje.
-Arraso el suelo-.
Y me gusta,
pero estos no son los tiempos.
Porque las canciones exactas en el momento oportuno han desaparecido.
Me siento extraña de ti.
Éramos, no sé si tú sigues siéndolo
pero yo, cariño, estoy desapareciendo.
Estoy empezando a conocerte y a desconectar (me).
A desaparecer cuando estamos, y a ser separados.

Fantasía ilusa

Yo no soy de esas que cuando escucha algo bonito se lo cree,
no soy de esas que necesita oírlo para creerselo,
ni sentirlo para decirlo.
Soy de esas que te folla hasta el alma,
que te arranca las palabras más dulces para que las sueltes
y que te hace estremecerte hasta la punta de los zapatos.
Porque puedo entrar en tu interior,
y quitarte el interés
dejándote ciego de amor.
Y que al pisar el dolor lo confundas con una ilusión,
tropezándote con la perdición.