Alocadas

¿Te acuerdas, amiga?
Cuando escuchábamos a Amy Winehouse en los pasillos del instituto.
Nos flipaba, éramos unas amantes del vivir;
de volar entre cuatro paredes,
de arriesgar
y ser más que estar.
Los profesores diciéndonos que aquello no era permitido.
Y digo yo, ¿Qué sabéis vosotros del arte?
De escuchar y más que oír sentir.
-Sentir-,
tú y yo alocadas,
y bailando lo imposible,
lo indefinible,
lo infinito.
Aquellas éramos -somos-.
En los huesos,
calándose -la melodía- en el corazón.
Y empatizando y sufriendo;
por ella,
por nosotras
y por todos aquellos
-los que sufrieron, los que aún sufren-.
Porque al fin y al cabo,
lo que nos queda
es un recuerdo lleno de amor.

Nunca jamás

Ficción tras ficción,
otra decepción más.
Vete,
y hacia atrás.
Bailemos un vals,
seamos rock ‘n’ roll.
Quiero desaparecer
e irme a volar hacia el nunca jamás.

Quiero todo contigo

Quiero que me hagas trenzas,
y me beses en la nariz.
Quiero sonreír como una boba
y bailar en medio de la carretera.
Quiero un amor de primavera
y ser verano en invierno.
Y que me prepares una taza de leche caliente,
que me cuides
y observar las estrellas brillar.
Quiero ver películas a tu lado con los pies tapados,
quiero que me hagas cosquillas,
quiero enfurruñarme y que me despeines por besarme sin parar.
Que me abraces
el alma
y me acurruques en tu mirada.
Dormir a tu lado cada día;
quiero un enamoramiento para toda la vida.

Amiga

Mira, niña, yo no soy nadie para equilibrarte emocionalmente, ni sostenerte mentalmente pero soy tu amiga y estoy aquí por y para ti. Es cierto que no me dejaré la piel -no me voy a quemar hasta morir-, no voy a esforzarme por hacer o decir. Que con cuatro frases no te haré sentir mejor. Eso sí, me dejaré fluir, contigo; por lo que siento, por lo que pienso. Y estaré a tu lado día sí y día también aunque no esté en cuerpo en corazón lo estoy, porque te siento aquí.
No será difícil no, será más que eso y aún así lo lograrás, lo conseguiremos. Salir del pozo, alcanzar el gozo. Rozar el vuelo. Estrellarse también, y matarse de una ilusión. Qué poco listas fuimos por aquella época. Perdimos pero aprendimos. Pasamos rachas de esas malas, que ni se nombran ya pero se recuerdan. También nos reímos a carcajada limpia. Fue tan lindo. Momento a momento y paso a paso vamos avanzando, progesando y siendo más que estando.
Unidas somos mejores y más fuertes.