Alma vacía

Y entonces, de un segundo a otro todo cambia.
Todo se siente, se vibra, se percibe.
Porque duele y se sobrevive como se puede.
Estoy,
y soy un hueco que se agranda.
Un vacío,
un mar sin agua y sin sal.
-Que duele, que arranca y mata (almas)-.

Leemos el amor

“Con la escritura no vas a ningún lado”, ¿Ah no? Pues yo pensaba que sí, que llegaba a los mundos exteriores y a los interiores, los míos. Y a todos. Que quien no lee es un inculto e un ignorante, pero yo pienso: todos leemos.
Las noticias por la mañana,
un artículo interesante,
una frase,
un cartel por la calle,
un cuadro
y hasta almas,
sí,
aquellos que sienten demasiado
-los enamorados-.
¿Y a que es curioso?
Y hermoso.