Las olas, de Virginia Woolf

Es un libro raro, distinto, extraño que con sus primeras páginas me ha atrapado. Estoy descolocada, las palabras me desencajan y a la vez me hunden en su profundidad -el arte de las emociones y de escribir sobre ellas-; es mágico.

Las olas de Virginia Woolf de alguna forma me está marcando porque los sentimientos que desprenden los párrafos entre frase y frase son un grito al universo para sacar lo de dentro -lo del alma- y respirar. Describe sensaciones, emociones y corazones. Es hermoso, duele y te hace pensar, ir más allá. Sacar de tu alma lo sucio, lo amargo, y volar entre palabras.

Mediante seis monólogos narra un total de seis historias -seis personas-. Sus vidas son dispares y múltiples además están llenas de inquietudes, emociones e inseguridades. Woolf lo describe con tanta sensibilidad y precisión que tu mismo eres el personaje que está hablando.

En conclusión, hay que leerselo a conciencia porque no es un libro sencillo. Es complejo. Este libro me gusta. Nunca había leído nada de Virginia y tengo que decir que he llegado en el momento justo, con la edad adecuada y el interés activado.

La chica de nieve, de Javier Castillo

De momento es algo que está ahí, y se remueve. Y te hace sentir aquello inexplicable que duele, que rebienta, que mata. Es un hecho, un suceso, desgarrador. No sé qué decir más, estoy en shock.

La chica de nieve de Javier Castillo, es un libro que no te deja indiferente, que te remueve el corazón. He de decir que me ha costado páginas introducirme a su ser interno, pero a medida que he ido avanzando me he ido enganchando a sus capítulos.

Vale la pena leerlo por tres motivos. El primero, porque aunque no impacte al cien por cien describe una verdad muy real. El segundo, porque la trama está bien entrelazada. Es decir, tiene su qué. Y, en último lugar, por su final. Impacta.

Concluyendo, me ha dejado en shock. Y bueno, no puedo contar nada más. Si queréis leerla, ya sabéis.

317 km y dos salidas de emergencia, Loreto Sesma

Es un libro de poesía, más concretamente, aquel tipo de poesía que te arranca el alma o te hace reencontrarte en palabras; el desamor.

Dentro del libro 317 km y dos salidas de emergencia de Loreto Sesma hay poemas donde te identificas con ellos. Donde sientes, donde el corazón te vibra, te late más fuerte que nunca. Loreto provoca reencontrarte con la parte más dolorosa de uno mismo. Uno se identifica y también se soprendre de lo que un ser -humano- puede llegar a sentir.

Al principio me costó sentir, pero posteriormente, a medida que he ido leyendo, me he adentrado en profundidad en esa poesía tan rota. Se me fue resquebrajando el corazón pedazo a pedazo y a medida que se me iba rompiendo, fue floreciendo.

El perfume, de Patrick Süskind

Este libro es una introspección del alma de Grenouille, porque acaba describiendo a la perfección lo que siente uno mismo cuando está perdido, cuando tiene crisis existenciales tan internas que duelen, que hacen delirar hasta tal punto de explotar. Y es hermoso y a la vez doloroso.

En El Perfume, de Patrick Süskind el elemento principal es el olor. Es decir, el olfato es el que guía el libro, más concretamente, al protagonista, que sobrevive -como puede- a las luchas internas de su alma. Y como sufrió y sufre tanto acaba viviendo una vida de mierda y, además, sueña con un mundo suyo -tan interno- distinto.

Des del principio se ve como su madre ha tenido una vida dura y como él, Grenouille, tiene y tendrá una vida complicada. Y es cierto, porque lo único que le pasa son tragedias. Pero aún así, su fortaleza -aquello que lleva, su don- es que tiene el olfato muy desarrollado y puede olfatear cualquier cosa y percibir los olores. Sentirlos muy adentro suyo. Y eso está bien hasta cierto punto.

Toda esta historia sucede en el siglo XVIII, pero no hace falta meterse en esa época porque el libro te involucra en ella sin querer.

En conclusión, es un libro espectacular; por su profunidad, básicamente.

Leviatán, Paul Auster

Paul Auster en Leviatán cuenta, durante los capítulos, una serie de sucesos que acaban teniendo sentido, hasta llegar a la lógica más sensata.

Desde que descubrí a Auster ya no he podido parar de leer sus libros. Me enamoran. Su forma de escribir, como encaja un suceso con otro yendo hacia atrás o hacia delante (pasado o futuro)…

Este libro en concreto me ha gustado y, como todos los otros, tiene algo que le hace único, distinto.

Es brutal. Hay frases que te hacen reflexionar, pensar. Otras que te hacen sentir, o explotar. Y todas te tocan el corazón.

Sólo deciros que si nunca lo habéis leído que no sé a qué esperáis y que si habéis leído algún libro de él, que lo sigáis haciendo porque… Lo único que se me ocurre decir es “Uau”.

La veritat sobre el cas Harry Quebert, Joël Dicker

Hasta ese momento -inicios-, es un libro brillante que saca a relucir temas que hacen reflexionar a uno mismo. Y eso, reflexionar, es lo mejor que puede hacerte un libro. Porque piensas, y pensar es abrirte la mente a otros temas, a otros mundos.

He vivido una contradicción constante. Que si “A” o “B”. He estado luchando con mis sentimientos y mis pensamientos. Y duele, y es extraño. Y a la vez es bonito pero duro.

También me he sentido frustrada con el libro, y aún no lo he terminado. Es intrigante. Mucho. No he podido parar de leer. Necesitaba saber más y más. Ha sido un tocho de palabras que me han hecho cuestionarme miles de cosas.

Tengo que decir que ha sido épico. Acabo de terminar el libro y tengo una sensación en mi cuerpo: una tristeza immensa, una alegría amarga.

He vivido tanto con este libro.

Me ha enseñado, me ha hecho reflexionar.

He sentido -mucho-.

Echaré de menos los personajes y las lecciones de Harry Quebert.

Estoy, llena de sensaciones inexplicables.

Me ha encantado.

Todo lo que somos juntos (2), de Alice Kellen

Me lo estoy leyendo en un periquete, no puedo parar. Cada vez quiero saber más y más sobre la historia: lo que pasará entre Axel y Leah. Tan intenso, delicado y real, que las palabras se graban en mis entrañas.

Aún así, me ha marcado más el primer libro de la bilogía.

No sé porqué, pero relaciono hechos, situaciones de ese libro, con sentimientos y momentos de mi vida.

Y luego me pierdo y tengo que detenerme pensando en lo que me ha hecho pensar o recordar el libro. Y en cierto modo está bien, porque de alguna forma conecto con él. Y está bien ser con otro.

Acabo de morir con este libro. PRECIOSO. Vale el tiempo leerlo. Sin palabras me he quedado, y con las pestañas húmedas. “In love”.

Todo lo que nunca fuimos (1), Alice Kellen

Sólo voy por el capítulo 8 y ya me está marcando el libro, dejando huella en mí. Un “click”. Un cambio, un giro. Y me duele, me escuece, aunque me hace volver a creer en el amor; el enamoramiento. Y qué bonito, y qué dolor.

Tengo que detenerme y pausar la lectura, coger una bocanada de aire -respirar- y regresar en este mundo tan mágico. Me gusta, pero es una sensación de bloqueo, de “no puedo y quiero”. De “sigo porque me muero”.

Me ha roto por dentro.

Al terminar el libro he sentido, lo he hojeado por dentro, he mirado la tapa y he dicho en voz alta “Joder”. Luego he pensado: “Se me ha roto el corazón en mil pedazos”.

4 3 2 1, de Paul Auster

Al comenzar a leer “4 3 2 1“, de Paul Auster me he quedado perpleja. No es el tipo de libros que leo habitualmente, porque en menos de dos párrafos te da una magnitud de información brutal, y para poder retener todos los detalles tienes que estar atenta al máximo; sin pestañear, y sin bostezar.

Me ha dejado abrumada. Ha sido un click, es algo que te remueve las entrañas dejándotelas estrujadas.

Paul Auster me ha achicado el corazón con sus palabras. Me ha dejado pensativa, destruyéndome y, luego, reconstruyéndome. Ha sido un instante de reflexión, un momento muy íntimo que conecta con mi pasado. Aquello que sentía superado me vuelve a doler, pero esta vez fortaleciéndome.

Ha sido un pellizco en el pecho y un cambio de sentido en la mente.

Cheated, Bria Berg

Cheated es un libro fresco, rápido de leer pero predecible. Aún así, si estás aprendiendo inglés, el lenguaje es muy natural y sencillo, es decir, que es actual.
Lo recomiendo para aprender y mejorar la lectura inglesa.
Hay que decir que el título describe el libro, y que no hace falta ser muy listo para resolverlo. Que hay libros que el título es una incógnita de un puzle desencajado y que, a medida que vas avanzando con la lectura, encajas las piezas. Este no.
Es muy sentimental y el final es demasiado bonito. Me ha gustado como ha acabado la trama.