Palabras afiladas

Dudas que se me quedan atragantadas en el corazón, que luego duelen porque se llena de suciedad, de incerteza.
Empieza a frustrar y a doler,
a matar por dentro
y a apretar lentamente
como si te estuviesen clavando una espada
en el pecho
al son de una balada.
¿A que mata?
Pues así me siento yo;
triste,
y cada vez más rota,
más hueca.
-Menos yo-.

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s