Pereza

“Qué pereza”, me repito una y otra vez. Y sé, siento, que si lo sigo autodiciendo será peor aún. Porque me estancaré, no avanzaré y lloraré. Internamente soy un semáforo; intermitente. Estoy en ambar. Jamás daré el toque de luz verde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s