Libérate, mujer

¿Por qué idealizamos el amor?
¿Por qué romantizamos el dolor?
¿Por qué maquillamos lo cruel?
¿Por qué sustituímos todo lo malo con una sonrisa y seguimos caminando?
¿Por qué no detenernos?
¿Por qué nos decimos a nosotras mismas que ya pasó cuando aún nos está absorbiendo?
¿Por qué no paramos un momento?
¿Por qué no nos observamos en el espejo y nos autodecimos?:
-¿Qué haces, mujer?
-Libérate.
-Suéltate el pelo.
-Vuela.
-No te aferres al pasado.
-Vive, y vive como te dé la puta gana.

Porque nos estamos enganchando constantemente al dolor, a aquello que no vemos con ojos críticos. Porque hay que decirlo, es una necesidad y no se puede evadir el jodido tema.
-Hay que nombrarlo-.
Hay que ser, por un instante, cruel. Ver aquello que no vemos, salirnos. Verlo con perspectiva, desde la lejanía y decir: eso, yo no lo quiero. Y si no cambia, lo dejo y me voy.
-Me voy-.
Hay que llorar y sentir como nuestro corazón se va rompiendo pedazo por pedazo. Y, luego, hacer un ‘stop’ mirándonos a nosotras.
Decirnos que, eso, ya no lo queremos de cualquier forma porque no nos pertenece. Porque no lo merecemos.
Y punto.

2 comentarios en “Libérate, mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s