Mi voz, yo

¿Hay alguien que me escuche, que me comprenda, que me quiera?
¿Hay alguien?

“Sí, yo” dijo la vocecita y levanté la cabeza, el reflejo lo confirmó.
Era yo la única que podía quererse siempre si quería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s