Rotura

Sufriendo lo indecible por amor decidí observar mi reflejo en el espejo. A borbotones me caía el alma, oscureciéndose cuando salía al alba. Una tristeza áspera se regocijaba en mi esófago bajando hasta el estómago cada ocasión que pensaba en aquella bala que una vez fue disparada hacia mi interior.
“Ojalá fuese ceniza y no carne”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s