Estrellándome

Sí, me emborraché,
también la fastidié.
Porque salí una noche donde fui.
Sonreí y viví.
Luego vi las estrellas de culo al suelo y cara al cielo.
Me estremezco al verme en el espejo,
y bajito, muy flojito, grito.
Grito a los monstruos que me atropellan,
grito a las personas que desprecian.
Y es que destellan,
desprenden la negrura espesa.
Engullen,
engullen palabras sucias,
amargas,
malcriadas.
No son seres,
son almas emborrachadas,
deshojadas,
desalmadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s