Noche veraniega

Fue tan triste aquella noche…,
Una sensación de vacío me invadió,
y la desolación me arropó.
Y al llegar a mi cobijo me sentí más sola que acompañada.
Lloré, y lloré.
No fue justo,
fue un impacto turbio.
El susto que acojona,
como tambalearse porque sí en un precioso precipicio,
tan hermoso que fastidia.
Y mata no saber lidiar con él,
aun así sigues el día a día
amarrándote al dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s