La monotonía

Ojeras y rostro demacrado.
Dos quilos de más y un vestido encogido.
Se acojona por verte partir y, aún así, ella sigue allí.
Cagándose en un váter ajeno,
con las bragas al suelo
y el corazón al cielo.
Ve pasar la vida mirando por la ventana de la cafetería;
hay mucha gente en la lejanía.
Es de noche y el amanecer se acerca.
Y luego de dormirse en la madrugada,
retoma su jugada por la mañana.
Y entra en un bucle sin salida;
ha entrado, otra vez, en la rutina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s