Lluvia

Y muchas veces estoy segura de que el que se va a joder serás tú. Porque me autoconvenzo de que soy fuerte y de corazón de piedra. De que soy de hielo y cuerpo de hierro. Pero no es así y nunca lo será. Porque me joderá, me dolerá, me machacará y me matará, lentamente.
Nunca te lo he dicho, pero me acojona tu partida.
No sé el cuándo, ni tampoco el cómo. No hay ninguna fecha marcada, ni una huida garantizada.
Sólo hay la espera y un futuro lejano muy incierto.
¿Recuerdas nuestros primeros días de noviazgo? En uno de ellos estuvimos en la parte trasera del coche, cuando la noche ya había caído y las estrellas se habían volatilizado. Mientras me besabas y entre uno de ellos me dijiste que no lo sabías a ciencia cierta, pero que habían dos posibilidades. Que te marcharas o que no.
Mi corazón lloró hacia dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s