Loba

Y quizás me vuelva loca, sí.

Y quizás esté echando ira por la boca, también.

Y quizás sea otra loba,

ahorcándome en el precipicio del alma.

Porque desgarro mi corazón volviéndolo a construir;

lo lamo,

y lo relamo.

Y lo vuelvo a machacar,

a maltratar.

Lo tengo entre mis manos

mientras se ahoga en un río lleno de órganos.

Es necesario morir una vez para saber lo que es vivir y,

aun así, revivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s