Sorteando el dolor

Y saber y entender y no querer.

Por amor al arte,

estampándome contra Marte.

Un porro medio deshecho,

se quedó en el lecho de la vida;

pura y divina.

De cabeza al infierno fue,

siendo infiel.

Y su buena amiga, honesta y bondadosa, aguantándole los pies.

Porque de tanto andar se quedó del revés.

Era fiel a su instinto más salvaje,

pensaba con el corazón y no con la mente y, por tonta, cayó con el más demente, de mente.

Y vete a saber. Vete.

No seas idiota niña pequeña,

que te vas a romper.

Y de tanto caer no vas a poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s