Por ser tú,

porque me lees entre pestañas y me descífras entre miradas. Siempre siendo hijo de lo natural, de lo real. De la pureza del bien y no del mal. Porque me cantas entre olas cuestionándome cada certeza mía. La tristeza se fue al igual que los pájaros en invierno, y la fe está regresando. Sólo tengo miedo al quebrantamiento. Y me pregunto si esta vez aguantaré, si lo soportaré. Pero como sentí tiempo atrás, debes estallar como un volcán para sacar la furia y el dolor fuera. Para sentirte libre, para sentir que vuelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s