Ascendiendo

A veces la vida no te entiende, ni tú a ti, ni a los demás. Y eres un zero a la izquierda, la oveja negra o un caos desastroso. Aun así sigues siendo una rosa marchitada con los pétalos decaídos y una esperanza casi terminada. Sigues, pero no hacia delante sino en círculos. Tu vida parece un circo, ¿O lo es? Monos y tigres. Acróbatas y gatos. Y un payaso, tú misma. Que no hay manera de seguir, que estás estancada y estampada. Aun así, ves luz y no al final del túnel sino al levantarte cada mañana y mirar por la ventana. ¿Si el sol se levanta por qué tú no? Así que sigues, un paso más y llegas a tu meta que queda lejana y que hay que ir subiéndola escalón a escalón sin detenerse. Porque cada vez eres más libre, como un pájaro en primavera surfeando en el cielo, sonriendo y siendo paz, llegando al límite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s