A2

Y cuando estás te quiero, y cuando no estás, te quiero aun más. Porque te pienso, te quiero y luego existo. Después de volar, de quererte y aterrizar sin detenerme, sin estrellarme. Y las mariposas, antes de verte, juegan en mi estómago. Son nervios, es amor. ¿Enamoramiento? Si te lo niego miento. Y cuando te veo, a veces te observo, a veces te beso. Pero siempre surfeo en el cielo entre las nubes. Y me miran, extrañándose. Aun así se quitan del medio y me dejan nadar sin detener mi ilusión. Paz es lo que siento más.

Y quiéreme en ascendiente des del ayer hasta el hoy. Pero quiérete aun más a ti mismo. Luego ya repartirás amor. Y no seas absurdo que eres único. Bésame mucho, también, sin importar si estoy fría o cálida, si soy demonio o ángel. Si estoy o si soy. Contigo y sin ti. Porque a veces seremos equitativamente, otras tú estarás más que serás o yo seré más que estaré. O por el contrario, al revés. Aun así, será como jugar un ajedrez. Hay veces en las que gana uno y el otro pierde. También los dos ganaremos pero no perderemos. Tampoco quiero decir nunca, ni siempre, ni hasta mañana, ni adiós.

Y no escuches los rumores, escucha nuestros corazones que palpitan como tambores, al ritmo de nuestras respiraciones.

Te quiero, amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s