Instantáneo

El sol abrumaba mi piel, necesitaba oscuridad para poder ver el camino de la luz. La luna brillaba en un cielo estrellado y, aun así, seguía siendo la reina del cielo nocturno. ¿Y ellos quiénes eran para juzgarla? Me sentía relativamente malhumorada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s