Orgasmo instantáneo

Se sentó en la silla de su escritorio, cruzó las piernas y empezó a balancearse hacia delante y hacia atrás. Como iba con tejanos, el cruce le tocaba el clítoris y le daba más placer. Entonces se imaginó cómo le tocaba él, desde los pies hasta la cabeza y con ternura y delicadeza. Con mucho deseo y amor. En unos instantes cortos explotó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s