Febrero

Mis huesos se congelaron mientras la lluvia resbalaba por mi rostro. Observé el invierno, un paisaje frío y húmedo a la vez. Las hojas ya no vestían los árboles y los pájaros volaron otros aires, otros cielos. Me sentí bien conmigo misma, porque justo por aquellos instantes mi cerebro, mi corazón y mi cuerpo no estaban desencajados. Pensaba en él a cada momento, y más aquel, en el que íbamos a vernos. Un encuentro que no me esperaba, pues me observó desde la distancia. Y yo que me sumergí en un mundo ajeno buceando entre la música que sonaba de mis auriculares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s