Una noche

Estoy aquí, como una estúpida, dando vueltas en la cama. No son ni las doce, pero ya han pasado las diez.

Me duele la garganta y, sólo, puedo ofrecerte mi corazón rasgado y unas cuantas lágrimas, uñas mordidas y mis ojeras.

Y es que me he puesto la alarma; sonará a las siete y media y vete a saber si me levantaré.

Estoy, aquí, esperando alguna acción tuya aunque sé que no me dirás nada.

O quizás me equivoque. Ojalá sea así, un error.

Ya no puedo más, y no porque me duela el corazón, ya que lo tengo apagado.

Medio marchitado.

Soy humana;

puedo llorar,

puedo hablar,

puedo sonreír,

puedo gritar

y accionarme.

Pero de eso último ya no sé.

Soy una luz parpadeante,

una semáforo en ámbar,

un faro moviéndose inquieto.

Qué pena.

Un pensamiento en “Una noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s