Jodida

Y aun así,

sin zapatos,

destrozada

y sin corazón;

salí a la guerra,

seguí con la truega,

la de mi alma,

que quería sanar

pero desistió.

Demasiados rasguños,

cicatrices perforadas

y vacíos oscuros.

-Desgarrada,

desalmada-.

¿Qué vas a saber tú,

no de la bala que traspasó mis huesos,

sino del arma que me desarmó los sesos?

¿Qué vas a saber de las cinco vidas que morí?

Y, el milagro, es que renací.

Justo, momento, en que se cayó la piedra al suelo.

Golpe seco.

Un infierno de duelo,

porque ya no vuelo.

Joder,

tengo, siempre, todo el as de perder.

2 pensamientos en “Jodida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s