Inercia

Mi corazón ennegrecido,

no se da por vencido.

Florece,

se enternece.

Y no quiere,

pero la inercia lo retiene,

en la candencia de las miradas,

las que vienen y se quedan amarradas al alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s