Soledad,

alcánzame;

Cójeme de las bragas y arrastrame hacia ti, si es necesario.

Eres una condena,

una sicaria.

Eres pena y melancolía.

Eres una desgraciada, no tienes alma.

Porque, cuando menos lo esperan, los atrapas, los alcanzas y los matas de soledad. Los desintegras por dentro, dejándolos huecos. Vacíos.

Eres la soledad,

la puta soledad.

Pero yo, sola no estoy.

Aun tengo sangre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s