Rompiéndose

La brisa del mar, ya no está calmada. Encolerizada, como mi alma.

Quiero gritar y saltar.

Y no quiero un corazón ennegrecido, aburrido y derretido.

¿Alguien me ayudará?

Yo, soy yo.

Lo estoy haciendo, logrando.

Con un simple soplo, la dulzura de mis ojos explota en tu mente, demente.

Y se cae a pedazos, con una bofetada, en la cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s