Corazón

Entonces, lloró.

Lloró tanto mi corazón, que se ahogó como el océano.

Y, después de tanto llanto, de tantas lágrimas, que se disecaron, paralizándose en el tiempo. Pausa y sequía. Amargura y poca alegría, -poesía-.

Comenzaron a florecerle rosas, tantas, que se pelearon por buscar su sitio en él. Había centenares.

Y tantos forcejeos que se fueron marchitando, pudriéndose del dolor.

Los pétalos, de un rojo descolorido, iban cayendo poco a poco, paulatinamente, al compás de los latidos llenos de dolor. Pausados, quebrantados y desalmados.

Y de estos, nació un ramo, sin amo y con mucha alma.

8 comentarios en “Corazón

Responder a Maria del Mar ponce Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s