La lluvia decae,

pero tú eres arte,

porque las flores

florecen de ti.

Te fuiste a Marte,

y, cuando regresaste,

te amaste.

Ahora, eres un sastre,

de las palabras descosidas;

idas y venidas.

Derrumbamientos mentales,

tsunamis hechos de cristales,

como tu alma,

que es una flor ensangrentada,

marchita y deshilachada,

pero que florece cuando abunda el agua,

o, se ahoga de tanto sentimiento;

puro y lúcido, ópaco y hueco.

Tierra y eco.

Para mi amigo incondicional,

de Ann.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s